Skip navigation.
Home
Writer, Professor, Revolutionary.

Cuba

“Sin Cultura No Hay Libertad Posible”

Intervención el 29 de noviembre de 2006, en el Palacio de Convenciones de La Habana, en el homenaje de la Fundación Guayasamín a Fidel Castro.

“Sin Cultura No Hay Libertad Posible” por James D. Cockcroft

José Martí dijo que “no solo de pan vive el hombre” y que la poesía es indispensable a los pueblos, o sea que la poesía es un alimento imprescindible. En ese espíritu me gustaría contribuir a este distinguido coloquio un poema que he escrito para esta ocasión del homenaje por el 80 aniversario del Comandante en Jefe. El título del poema es “Sin Cultura No Hay Libertad Posible.” Es una reflexión personal en verso libre sobre la praxis de Fidel (con algunas citas e ideas bien conocidas) y la necesidad de una rearticulación del pensamiento de izquierda.

“¿Porqué?”

“¿Porqué?” (Un poema por James D. Cockcroft, 28 de diciembre de 2005, dedicado a Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Fernándo González, René González y Antonio Guerrero)

¿Porqué?

Negando que son héroes,
mis cinco amigos nuevos
ni me conocen.

Por eso...

Nutriendo la humanidad
como un río global,
su amor me baña.

Por eso...

Resistiendo, encarcelados
por haber luchado contra el terrorismo,
me silencian.

Por eso…

Regalándome esperanza,
su valor humilde
incendia mi alma.

Por eso...

Sus actos patrióticos,
como sus cartas del abismo,
protegen familias de la isla mundo.

Estado rufián amenaza a Cuba

La Jornada, viernes, 18 de marzo de 2005 [también Rebelion.org, 19 de marzo de 2005]

Estado rufián amenaza a Cuba

James D. Cockcroft*

Resulta obscena la idea de que la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas vote sobre la situación de los derechos humanos en Cuba, durante su reunión de marzo y abril de 2005 en Ginebra. Representa una manifestación criminal más de la agresión de Washington contra La Habana y amenaza a toda la humanidad.

El gobierno estadunidense, expuesto como el peor violador, con mucho, de derechos humanos en el mundo, con su historial probado de guerras de invasión ilegales y unilaterales, bombardeos de escuelas, hospitales y zonas habitacionales civiles y uso de tortura, carece de credibilidad moral o legal cuando acusa a Cuba o a cualquier otro país de violar los derechos humanos. Cierto, en Cuba hay cientos de presos políticos sujetos a torturas, pero no a manos de cubanos. Esas víctimas de graves violaciones a sus garantías están prisioneros en el territorio ilegalmente ocupado y militarmente controlado de Guantánamo, donde soldados y médicos estadunidenses torturan de rutina a personas de varias nacionalidades capturadas y retenidas sin el menor asomo de un procedimiento judicial.

Syndicate content